Hornos alternativos

HORNOS ALTERNATIVOS

Prof. Lic. María Mac Dougall
JTP de la Cátedra Taller Cerámica Complementaria


Horno de ladrillos a leña

Materiales: ladrillos refractarios y/o comunes (éstos últimos no son aislantes ni refractarios pero sirven, la diferencia será que tardará más tiempo en subir la temperatura y necesitaremos más material de combustión)
La combustión la haremos con leña, y se denomina de “llama directa” ya que el fuego, va envolviendo las piezas.
Como se observa en el plano de corte se hace un pozo en la tierra de aproximadamente 30 cm. de profundidad al que llamaremos CENICERO: dentro de éste, caerá la ceniza desde la cámara de combustión.
Llamaremos CÁMARA DE COMBUSTIÓN al sitio donde colocaremos la leña para encenderlo, templarlo y hornear.
Para pegar los ladrillos usamos una argamasa hecha con caolín y tierra negra, mezclados en partes iguales agregando algo de agua. Si la tierra negra del lugar es mala, usar solo caolín.
La  CAMARA DE COMBUSTIÓN debe ser igual de ancho y de alto.
Sobre la cámara de combustión se van levantando las paredes del horno formando otra cámara para colocar el material de carga y las piezas. Esta cámara deberá estar bien sellada para que el horno no pierda temperatura. Se va levantando “trabando” los ladrillos y colocándolos  en forma de pirámide para ir cerrando la forma.



Al llegar a la altura deseada, llenarlo con los materiales de carga y las piezas. Cerrar con ladrillos dejando un agujero en la parte superior a la que llamaremos TOBERA: ésta funciona como una chimenea, permite que circule el aire y el horno no se apague.
Si los ladrillos tienen cemento desecharlos ya que el cemento al calentarse “salta” en pedazos.
Al encenderlo, usar leña chica, para que se seque la argamasa y se templen las piezas.
Una vez templado, agregar de a poco leña más grande hasta que comience a salir llama por la tobera. Así, con la llama saliendo por la parte superior, hornear entre 2/3 horas aproximadamente. Agregando leña constantemente para que suba la temperatura. Este tiempo variará de acuerdo a las dimensiones del horno y la cantidad de piezas.
Cuando se llegue a la temperatura deseada, se deja de cargar leña y el horno se irá apagando y enfriando.
Mientras horneamos es importante tapar con material refractario un poco la abertura de la cámara de combustión para que no se enfríe, siempre dejando una abertura mas pequeña para que circule el aire.
Este tipo de hornos, sirve para hornear bizcocho, engobes o esmaltes. Si se hornean esmaltes, las piezas deben estar separadas entre sí.
Una vez frío, quitamos los ladrillos de la parte superior y descargamos por la misma.

Horno de papel

Plano de corte

Como se observa en el plano de corte se hace un pozo en la tierra de aproximadamente 30 cm. de profundidad al que llamaremos CENICERO: dentro de éste, caerá la ceniza desde la cámara de combustión.
Llamaremos CÁMARA DE COMBUSTIÓN al sitio donde colocaremos la leña para encenderlo, templarlo y hornear.

Alrededor del pozo se clavan en la tierra cañas o hierros. Atar las cañas o hierros con alambre en la parte superior. Esta estructura deberá tener aproximadamente la misma medida en altura y ancho. Si lo hacemos mas alto que ancho, tardará en encender.

Vista

Forrar la estructura con papel de diario embebido en barbotina.
Dejar una abertura en la parte delantera, y a medida que vamos agregando capas de diario, colocar el material de carga y sobre el mismo las piezas. Cuando las piezas estén  ubicadas cerrar un poco y dejar solo la abertura para cargar el material  de combustión (debajo del material de carga armamos la cámara de combustión)
También dejar una TOBERA o abertura en la parte superior para que circule el aire y el horno no se apague.
Al encenderlo, usar leña chica, para que se seque el papel con barbotina y se templen las piezas.


Horno de papel, septiembre 2013. Foto: Lola Boffo
Una vez templado, agregar de a poco leña más grande hasta que comience a salir llama por la tobera. Así, con la llama saliendo por la parte superior, hornear entre 2/3 horas aprox. Agregando leña constantemente para que suba la temperatura. Este tiempo variara de acuerdo a las dimensiones del horno y la cantidad de piezas.
Cuando se llegue a la temperatura deseada, se deja de cargar leña y el horno se ira apagando y enfriando.
Mientras horneamos es importante tapar con material refractario un poco la abertura de la cámara de combustión para que no se enfríe, siempre dejando una abertura mas pequeña para que circule el aire.

Este tipo de hornos, sirve para hornear bizcocho, engobes o esmaltes. Si se hornean esmaltes, las piezas deben estar separadas entre si. Para retirar las piezas, rompemos la capa de diarios y barbotina.
Vista de horno de papel empezado
a desarmar


Horno a gas para raku, bizcocho y esmalte

Utilizamos un tambor de metal de 200 l.
Preparamos el mismo de la siguiente manera:
Cortamos con amoladora como indica el gráfico Nº 1, la parte inferior tiene menos altura que la parte superior.
Soldamos a la parte superior 2 manijas de hierro y le realizamos un orificio en la parte superior en el medio: la tobera, para que circule el aire y actúe de chimenea.
A la parte inferior le realizamos una abertura, esa será la cámara de combustión.

Gráfico nº 1

Luego procedemos a forrar las dos partes por el interior con manta cerámica tanto en las paredes laterales como en la base y la parte superior. Hay que forrarlo con una capa de 5 cm. aprox. De manta cerámica. La cantidad de manta cerámica que lleva, dependerá de la densidad de la misma.
En los bordes de la base y de la parte superior, doblamos la manta hacia fuera, hacemos unos cortes y atamos la misma con alambre cantal o una abrazadera hecha de hierro como indica el gráfico nº 2:

Gráfico nº 2

Así una vez que cargamos el horno al cerrarlo apoyan los bordes forrados con manta, y esto evita que se fugue el calor.
Para que la manta quede bien sujeta al tambor y no se nos caiga, debemos fijarla con algunos botones de cerámica los que ataremos con alambre cantal de la siguiente manera

Detalle


Armamos sobre la parte inferior el material de carga, colocamos sobre el mismo las piezas y tapamos con la parte superior.

Por la abertura de la parte inferior, introducimos el mechero en forma tangencial; éste estará conectado a una garrafa y encendido al mínimo. Se templan las piezas de a poco, luego cuando empieza a salir llama por la tobera, ponemos al máximo el mechero y dejamos hornear.

Horno cargado


Horno de aserrín

Utilizamos un tambor de metal.
Le cortamos con una amoladora la parte superior a modo de tapa.
Lo apoyamos sobre ladrillos.
En la parte inferior se le hacen a la chapa unos orificios para que circule el aire.
Horno de aserrín


Se carga la parte inferior con una capa de aproximadamente 20 cm. de altura de viruta de madera, se la presiona para compactarla.
Luego capas abundantes de aserrín intercalando con las piezas a hornear; se presiona para compactar el aserrín, pero suavemente
Para evitar que se rompan las piezas. Cubrir con aserrín hasta el borde de la parte inferior.
Se colocan unas varillas de hierro y luego sobre las mismas la tapa. Estas varillas harán que se ventile el horno y no se apague.
Se introduce entre la parte inferior un trapo mojado con kerosene a modo de mecha, y se enciende el mismo. Esto hará que también se vaya encendiendo el aserrín, de a poco, sin que se haga llama.
Se deja consumir  la totalidad del aserrín hasta que se apague.
Se deja enfriar antes de abrir y retirar las piezas.





Material de Cátedra elaborado por la Prof. Lic. María Mac Dougall

Cátedra Taller Cerámica Complementaria | Titular: Lic. Verónica Dillon

Las imágenes y textos aquí empleados son uso exclusivo personal, no comercial y responden  a  fines educativos. Respecto de los sitios enlazados por hipervínculos son responsables sus autores.